miércoles, 7 de noviembre de 2012

Agricultura Ecológica en Andalucía

Realizado por María Pachón Veliz (Grado Superior - Gestión Comercial y Marketing)

Agricultura Ecológica en Andalucía

La agricultura ecológica se define como un grupo de sistemas de producción, que persigue la obtención de alimentos libres de contaminantes químicos basados en una metodología respetuosa con el medio ambiente, a la vez que permite una reducción considerable de los costes de producción y la obtención de una rentabilidad razonable para los productores.

Basado en lo anteriormente dicho, los sistemas de producción ecológica no emplean fertilizantes químicos de síntesis ni agro tóxicos para el control de plagas, enfermedades y plantas invasoras, ni métodos que provoquen un deterioro del suelo y el medio ambiente en general. Con respecto a la ganadería no se emplean antibióticos, hormonas u otras drogas como alimentos o tratamientos preventivos, y la crianza animal se basa en sistemas productivos que permitan un máximo de bienestar de los animales.

Las tecnologías ecológicas consiguen sus objetivos productivos mediante la diversificación y la intensificación de las interacciones biológicas y procesos naturales beneficiosos. Al potenciar estos procesos beneficiosos en los sistemas de cultivo, se logra activar el sistema biológico de nutrición de las plantas y la regulación de los organismos que se pueden convertir en plagas.

La agricultura ecológica también puede ser definida como un método de producción que procura llegar a sistemas ecológicamente equilibrados y estables. Deben ser económicamente productivos en cualquier escala y con eficiencia en la utilización de los recursos naturales. Los alimentos deben ser saludables, de alto valor nutritivo y libres de residuos tóxicos.
A pesar de todo lo anterior, la definición de la norma básica de agricultura ecológica, se refiere exclusivamente a la no utilización de productos químicos de síntesis, y el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (2005) la define como un compendio de técnicas agrarias que excluye normalmente el uso, en la agricultura y ganadería, de productos químicos de síntesis como fertilizantes, plaguicidas, antibióticos, etc., con el objetivo de preservar el medio ambiente, mantener o aumentar la fertilidad del suelo y proporcionar alimentos con todas sus propiedades naturales.

¿Cuándo surge y cómo evoluciona la agricultura ecológica?
Podemos pensar que los sistemas de producción ecológica se han desarrollado recientemente o que son sistemas tradicionales de hacer agricultura. Realmente no son ni una cosa ni la otra; aunque hay que decir que la agricultura ecológica se ha nutrido y se nutre de las buenas prácticas que han aplicado y aplican los agricultores tradicionales. Esto se debe a que los agricultores tradicionales, producto de su interacción con el medio ambiente y los escasos recursos para producir sin deteriorar los que ya poseía (suelo, agua, árboles, etc.), utilizan como principal herramienta de trabajo sus conocimientos sobre el funcionamiento de la naturaleza, obtenidos por la transmisión generacional y por su relación con el medio natural, el cual conoce y aprecia.

Calidad de los productos ecológicos.
La calidad nutricional de los productos ecológicos es superior al de los convencionales. Ya desde mediados de los años 70 los trabajos de Schuphan (1975), resultado de 12 años de investigación, mostraban que los productos ecológicos superaban a los convencionales en el contenido de proteínas (18%), vitaminas (28%), azucares totales (19%) y minerales como el hierro (17%), potasio (18 %), calcio (10%) y fósforo (13%) mientras los componentes indeseables como los nitratos eran muy inferiores (-93%).

Recientemente, un estudio realizado por Rutgers University (en Reino Unido, comprueba la superioridad de las verduras ecológicas en el contenido de minerales, el cual superó entre 10 y 50 veces el contenido por los convencionales. Estos estudios mostraban que, cuando se consumían las verduras cultivadas de forma convencional, se obtenía solamente el 13 % de los minerales que cuando eran ecológicas. Por otro lado, se debe señalar que la fertilización nitrogenada química reduce la calidad de los alimentos, especialmente el contenido de vitamina C.

La estadística de la agricultura ecológica.
La estadística en procesos de estudio, análisis, conclusiones y recomendaciones de fenómenos naturales, políticos, económicos y sociales, se ha convertido en una herramienta estratégica para la toma de decisiones. En la actualidad la estadística se ha incorporado a nuestro lenguaje y resulta complicado defender cualquier asunto, sin que aportemos al mismo datos o cifras que permitan transmitir a nuestros argumentos, la elocuencia intrínseca de los números.
Principio básicos que rigen la agricultura ecológica.
La agricultura ecológica se rige por un grupo de principios básicos que pueden ser sintetizados de la forma siguiente:

-El suelo es un medio vivo y dinámico. La gran diferencia entre la agricultura ecológica y la convencional es la manera de tratar el suelo.Para la ecológica, el suelo es un sistema biológicamente activo y su elemento más importante mientras que para la convencional el suelo es un mero soporte mecánico de la planta.

-Sistemas de producción diversificados. La simplificación florística y faunística promovida por los sistemas de producción agrícolas “modernos” han creado un creciente desequilibrio biológico y ecológico. Los sistemas ecológicos son contrarios a las explotaciones en monocultivos y preconizan la diversificación y la integración de las actividades vegetales y animales, incluyendo la forestal.

-Protección de las plantas cultivadas. En la agricultura ecológica, a la base de la protección de las plantas es que éstas sean nutridas correctamente, lo que les permitirá desarrollar un metabolismo equilibrado y saludable. Unido a esto, es indispensable mantener un suelo biológicamente activo y equilibrado, así como sistemas de cultivos y manejo de la vegetación natural que permitan la existencia de una fauna variada donde abunden los organismos llamados controladores biológicos.

-Conservar la naturaleza y restablecer los equilibrios naturales es fundamental. La agricultura ecológica se orienta según los fenómenos que rigen la naturaleza en sus distintos ecosistemas. Los agricultores ecológicos tratan de preservar los elementos del medio natural y de restablecer los equilibrios biológicos en sus campos de cultivos.

Importancia actual de la agricultura ecológica.
El desarrollo que está teniendo la agricultura ecológica en la actualidad se basa en tres aspectos principales, que son:

- La necesidad de no continuar deteriorando el medio agrícola y recuperarlos de los impactos negativos que han producido los métodos intensivos de producción sobre el medio ambiente.

- La inseguridad alimentaria que han generado los sistemas de producción intensivos, debido a la contaminación de los productos y la proliferación de enfermedades de los animales que afectan al hombre.

- La posibilidad que tienen estos sistemas de producción de permitir que pequeños y medianos productores y agricultores de zonas desfavorecidas tengan una renta digna, producto del valor agregado que da la producción de alimentos de calidad y de alta seguridad. También los sistemas ecológicos bien manejados fomentan la diversificación de los ingresos, la potenciación de los recursos disponible y el empleo.
Situación del sector de la agricultura ecológica en Andalucía.
Desde 1992 la agricultura ecológica han experimentado en Andalucía un crecimiento espectacular.

La provincia de Córdoba destaca como la provincia con mayor número de operadores (casi un 30% del total andaluz), de productores inscritos, de industrias y la que se dedica a cultivos ecológicos con mayor superficie.
En relación a la superficie dedicada al cultivo ecológico, la mayor superficie corresponde al olivar ( casi un 38%) siguiéndole en importancia el grupo de pastos praderas y forrajes (21,7%). A continuación se sitúan los frutales (21,8%) en su mayoría frutales en secano y principalmente almendros y después los cultivos herbáceos. El grupo de “frutas y hortalizas” tiene gran importancia en cuando a exportación debido al valor de su facturación.
Industrias de procesado y transformación de productos ecológicos.
Aunque su crecimiento inicial ha sido lento, en los últimos años se ha producido un gran avance, registrándose un aumento del 61%.Córdoba es la provincia en la que se están radicadas un mayor número de industrias ecológicas, seguida de Sevilla y Málaga.

Realizado por Mª Ángeles Pérez Romera (Grado Superior - Gestión Comercial y Marketing) 

 

Agricultura Ecológica en Andalucía


1.¿Qué es la agricultura ecológica?
La agricultura ecológica puede ser definida como un método de producción que procura llegar a sistemas ecológicamente equilibrados y estables. Deben ser económicamente productivos y eficientes en la utilización de los recursos naturales. Los alimentos deben ser saludables, de alto valor nutritivo y libres de residuos tóxicos.

Las tecnologías ecológicas consiguen sus objetivos productivos mediante la diversificación y la intensificación de las interacciones biológicas y procesos naturales beneficiosos que ocurren en los sistemas naturales. Al potenciar estos procesos beneficiosos en los sistemas de cultivo, se logra activar el sistema biológico de nutrición de las plantas y la regulación de los organismos que se pueden convertir en plagas, o enfermedades.

2. Principios básicos que rigen la agricultura ecológica.

La agricultura ecológica se rige por un grupo de principios básicos que pueden ser sintetizados de la forma siguiente:

2.1 El suelo es un medio vivo y dinámico.

La gran diferencia entre la agricultura ecológica y la convencional es la manera de tratar el suelo. Para la agricultura ecológica, el suelo es un sistema biologicamente activo y su elemento más importante. Para la agricultura convencional el suelo es un mero soporte mecánico de la planta.

El suelo posee una amplia y diversificada fauna y flora, que se integra a su fracción mineral y que depende de la transformación de la materia orgánica y del ciclo de los nutrientes.


Para la agricultura ecológica, el humus es fuente de vida. Éste se produce por la transformación de restos vegetales por los organismos del suelo, liberando nutrientes, que conjuntamente con las producciones de los microorganismos que crecen a sus expensas, pueden suministrar a las plantas sustancias orgánicas como aminoácidos, vitaminas, ácidos nucleicos, azúcares, antibióticos y hormonas del crecimiento, que son absorbidas por las raíces.


2.2 Sistemas de producción diversificados.

La diversificación de las explotaciones, contribuye a la manutención y recuperación de la materia orgánica y de la productividad de los suelos, reduce la incidencia de plagas y enfermedades, así como la presencia de plantas invasoras proporcionando una mayor estabilidad biológica de los sistemas agrarios. Por otro lado la diversificación reduce los riesgos económicos de los productores y los ayuda a equilibrar los gastos y a distribuir el esfuerzo de trabajo disponible de forma más homogénea a través del año.


2.3 Protección de las plantas cultivadas.

En la agricultura ecológica, la base de la protección de las plantas es que éstas sean nutridas correctamente, lo que les permitirá desarrollar un metabolismo equilibrado y saludable. Unido a esto, es indispensable mantener un suelo biológicamente activo y equilibrado, así como sistemas de cultivos y manejo de la vegetación natural que permitan la existencia de una fauna variada donde abunden los organismos llamados controladores biológicos.
Para el agricultor ecológico, las categorías de malas hierbas y plagas se reducen, al comprender que la presencia de éstos no es más que una señal de la ruptura del equilibrio biológico y de un mal manejo de los sistemas por el agricultor.
2.4 Conservar la naturaleza y restablecer los equilibrios naturales es fundamental.
La agricultura ecológica se orienta según los fenómenos que rigen la naturaleza en sus distintos ecosistemas. Los agricultores ecológicos tratan de preservar los elementos del medio natural y de restablecer los equilibrios biológicos en sus campos de cultivos.

En este sentido las fincas ecológicas deben ser arborizadas de forma conveniente así como mantener vegetación natural en las lindes de los campos, principalmente con especies que florezcan durante el mayor tiempo posible, ya que constituyen refugio, zonas de reproducción y alimento para la fauna benéfica, que será la que tendrá bajo control a aquellos organismos que se pueden transformar en plagas.



3. Importancia actual de la agricultura ecológica.

El desarrollo que está teniendo la agricultura ecológica en la actualidad se basa en tres aspectos principales, que son:

- La necesidad de no continuar deteriorando el medio agrícola y recuperarlos de los impactos negativos que han producido los métodos intensivos de producción sobre el medio ambiente.


- La inseguridad alimentaria que han generado los sistemas de producción intensivos, debido a la contaminación de los productos y la proliferación de enfermedades de los animales que afectan al hombre.


- La posibilidad que tienen estos sistemas de producción de permitir que pequeños y medianos productores y agricultores de zonas desfavorecidas tengan una renta digna, producto del valor agregado que da la producción de alimentos de calidad y de alta seguridad. También los sistemas ecológicos bien manejados fomentan la diversificación de los ingresos, la potenciación de los recursos disponible y el empleo.



Por otro lado, los sistemas ecológicos han mostrado la capacidad de adaptación a diferentes condiciones climáticas y especialmente a zonas desfavorecidas, permitiendo la autosuficiencia alimentaria en agricultores de bajos recursos con el uso de tecnologías de bajos insumos.



Se debe señalar que el modelo intensivo de producción, no sólo ha provocado una destrucción del medio ambiente por la desarborización, destrucción de los suelos y la contaminación química de los suelos, el agua y por tanto de los alimentos que consumimos, sino que ha tenido fuertes repercusiones sobre la sociedad rural.


4. ¿Cuándo surge y cómo evoluciona la agricultura ecológica?.

Podemos pensar que los sistemas de producción ecológica se han desarrollado recientemente o que son sistemas tradicionales de hacer agricultura. Realmente no son ni una cosa ni la otra; aunque hay que decir que la agricultura ecológica se ha nutrido y se nutre de las buenas prácticas que han aplicado y aplican los agricultores tradicionales. Esto se debe a que los agricultores tradicionales, producto de su interacción con el medio ambiente y los escasos recursos para producir sin deteriorar los que ya poseía (suelo, agua, árboles, etc.), utilizan como principal herramienta de trabajo sus conocimientos sobre el funcionamiento de la naturaleza, obtenidos por la transmisión generacional y por su relación con el medio natural, el cual conoce y aprecia.


5. Sello de agricultura ecólogica.

Indica que el producto alimenticio ha sido producido siguiendo métodos ecológicos aprobados que respetan el medio ambiente y el bienestar animal, además de cumplir las estrictas exigencias de la producción ganadera.

6. ¿Por qué pasarse a la producción de agricultura ecológica? El consumo de productos ecológicos sigue aumentando puesto que el consumidor exige cada vez más calidad de los alimentos. Dada la creciente sensibilización social hacia temas medioambientales, muchos consumidores también valoran que el sistema de producción sea respetuoso con el medio ambiente. La certificación del producto supone un valor añadido al ofrecer alimentos saludables y de calidad obtenidos mediante un sistema que contribuye al desarrollo sostenible del medio rural.


7. La agricultura ecológica vive y fructifica en Andalucía.

Dentro de toda Europa, los agricultores ecológicos en Andalucía gozan de posibilidades especiales para desarrollar una agricultura sostenible. Andalucía, con sus bosques y montañas, podría encabezar la búsqueda hacia una agricultura sostenible para el nuevo siglo, sin haber sufrido demasiado los problemas ambientales del siglo pasado.

Andalucía tiene una rica tradición agrícola, que ha tenido una gran influencia sobre la cultura y el paisaje de la región. La importancia de la agricultura en la economía actual andaluz crea una oportunidad ideal para el desarrollo de la agricultura ecológica. Ésta ya tiene un buen nivel de aceptación en el sector agrícola, gracias a los programas informativas y el apoyo técnico del Comité Andaluz de Agricultura Ecológica (CAAE), el organismo regulador oficial de la agricultura ecológica en Andalucía.


El clima andaluz es ideal para una gama amplia de cultivos, desde los frutos tropicales en la costa a los cultivos de secano en las montañas del interior. La topografía accidentada ha prevenido en gran parte las explotaciones grandes y uniformes, típicas de la agricultura convencional. En lugar de estos, encontramos los bosques mediterraneos que se aprovechan para el corcho, el carbon, las castañas y el ganado, utilisando técnicas centenarias. Los cultivos extensivos de secano y la ganadería extensiva, así como la horticultura y fruticultura familiar, usan métodos tradicionales de los cuales han evolucionado las técnicas llamadas "ecológicas".

En los últimos cinco años, el sector se ha visto fortalecido por las ayudas a la agricultura ecológica de la U.E., con cada vez más productores inscritos en el registro del CAAE.


8. Normativa de la agricultura ecológica.
La agricultura ecológica se encuentra regulada legalmente en España desde 1989, en que se aprobó el Reglamento de la Denominación Genérica "Agricultura Ecológica", que fue de aplicación hasta la entrada en vigor del Reglamento (CEE) 2092/91 sobre la producción agrícola ecológica y su indicación en los productos agrarios y alimenticios.

Control
En España, el control y la certificación de la producción agraria ecológica es competencia de las Comunidades Autónomas y se lleva a cabo mayoritariamente por autoridades de control públicas, a través de Consejos o Comités de Agricultura Ecológica territoriales que son organismos dependientes de las correspondientes Consejerías o Departamentos de Agricultura, o directamente por Direcciones Generales adscritas a las mismas.

No obstante, las Comunidades Autónomas de Andalucía y Castilla La Mancha, han autorizado organismos privados para la realización de estas funciones y, en el caso de Aragón, las autoridades competentes han designado una autoridad de control pública y han autorizado a su vez organismos de control privados.


Desarrollo y Evolución de la Agricultura Ecológica en España.
Nuestro país reúne condiciones para el desarrollo de este tipo de agricultura por su favorable climatología y los sistemas extensivos de producción que se aplican en un gran número de cultivos. En lo que respecta a la producción animal, la conservación de un patrimonio genético importante de razas autóctonas, de gran rusticidad en su mayoría y adaptadas al medio, favorece su cría y explotación en régimen extensivo. Todo ello, sin olvidar la tradición y el desarrollo alcanzado por la apicultura, cuyo manejo cuidadoso ha dado lugar a la obtención de productos de gran calidad por la abundancia y variedad de la flora melífera existente en España. 

9. Alimentos ecológicos importados.
Como ocurre con otros alimentos, los productos ecológicos que se consumen a menudo provienen de otras regiones o países, e incluso de lugares más allá de las fronteras de la UE. Aunque los agricultores ecológicos y el sector transformador generalmente prefiera comercializar y vender sus productos en puntos próximos al lugar de producción, determinados alimentos no se dan en ciertas regiones de la UE debido a sus condiciones climáticas y geográficas.

Demanda
Ello se complica cuando la demanda de productos ecológicos en la UE supera a la oferta existente, con lo que, si los ciudadanos de la UE quieren acceder a alimentos y bebidas ecológicos, a menudo éstos tienen que ser importados.

Ejemplos de productos ecológicos típicos importados en la UE:

Café de Brasil
Kiwis de Nueva Zelanda
Arroz de Tailandia
Plátanos de Costa Rica
Té de la India

El Reglamento 2092/91 no solo garantiza la inspección de todos los alimentos y bebidas ecológicas producidos y/o transformados en la UE, sino también la de los que provienen de terceros países. Algunos de ellos, como Argentina, Australia, Costa Rica, India, Israel, Nueva Zelanda y Suiza, tienen unas normas equivalentes en la producción ecológica, y por eso los productos de estos países pueden ser importados libremente.

Los importadores de productos ecológicos de fuera de la UE pueden conseguir autorización de los Estados miembros para importar ciertos productos. Para ello han de demostrar que sus productos están sujetos a requisitos similares o equivalentes a los productos ecológicos de la Unión Europea, y que han sido adecuadamente inspeccionados, por lo cual han de ir acompañados de un certificado de importación.


Por tanto, si usted compra productos ecológicos procedentes de fuera de la UE, puede estar seguro de que todos los operadores involucrados en el proceso de producción han sido correctamente inspeccionados.


El Reglamento de la UE proporciona, en definitiva, un marco común para los consumidores, de modo que, cuando adquieran productos ecológicos puedan estar seguros de que todos los operadores han seguido las mismas normas, independientemente del origen geográfico del producto.


Exportaciones.

Es también importante recordar que Europa produce algunos de los manjares más solicitados en todo el mundo y, cada vez más, estos productos vendidos fuera de las fronteras de la UE se producen con ingredientes y métodos ecológicos.

El comercio internacional de productos ecológicos no sólo permite que los ciudadanos de la UE accedan a las delicias procedentes de fuera de la UE, sino que también crea oportunidades para que sus propios alimentos ecológicos sean reconocidos y disfrutados por los ciudadanos de terceros países.


10. Conclusión.

La producción ecológica está creciendo a nivel mundial en todos los aspectos, aunque lo hace en mayor medida en los países industrializados y sobre todo en Europa.Todo ello a pesar de existir todavía fuertes ataques a su integridad por parte de sectores convencionales.

Gran parte de la oferta de productos ecológicos se basa en la producción de origen vegetal, siendo todavía limitada la oferta de productos ecológicos de origen animal.


Existe una fuerte diversidad de circuitos de suministros/comercialización con fuerte peso de la exportación. El consumo de productos ecológicos todavía puede desarrollarse y diversificarse mucho más.



11. Algunas empresas sevillanas dedicadas a la agricultura ecológica:


VIVEROS BALBUENA

(Sevilla 51015) Productores de una gran variedad de productos servicio integral de plantación e instalación.
EXPLOTACIONES AGRICOLAS Y PINTURAS HERMANOS GONZALEZ S.L.
(Mairena Del Alcor 41510) Agricultura ecologica. 


Realizado por Juan Antonio Hospital Pérez (Grado Superior - Gestión Comercial y Marketing)
 
LA AGRICULTURA ECOLÓGICA

¿Qué es la agricultura ecológica?


Dicho de manera sencilla, la agricultura ecológica es un sistema de producción agrícola que proporciona al consumidor, alimentos frescos, sabrosos y auténticos al tiempo que respeta los ciclos vitales de los sistemas naturales.

Principios

Para ello, la agricultura ecológica se basa en una serie de objetivos y principios, así como en unas prácticas comunes diseñadas para minimizar el impacto humano en el medio ambiente, mientras se asegura que el sistema agrícola funcione de la forma más natural posible.

Las prácticas agrarias ecológicas usuales incluyen:

1. Rotación de cultivos como prerrequisito para el uso eficiente de los recursos in situ.

2. Límites muy estrictos en el uso de pesticidas y fertilizantes sintéticos, antibióticos para ganado, aditivos y coadyuvantes en alimentos, y otros insumos.
3. Prohibición del uso de organismos modificados genéticamente.
4. Aprovechamiento de los recursos in situ, tales como el estiércol para la fertilización o alimentos para el ganado producidos en la propia granja.
5. Selección de especies vegetales y animales resistentes a enfermedades y adaptadas a las condiciones locales.
6. Cría de ganado en zonas al aire libre y espacios abiertos y alimentación ecológica.
7. Uso de prácticas apropiadas para la cría de diferentes especies de ganado.


Cadena de suministro

La agricultura ecológica también forma parte de una larga cadena de suministro, en la que se incluye la elaboración de alimentos, su distribución y comercialización y, finalmente, el consumidor. Cada eslabón de esta cadena está diseñada para aportar beneficios a grandes áreas, tal y como se detalla en otras secciones de esta página web, y en las que se incluye:
 
· -Protección ambiental

· -Bienestar de los animales

· -Confianza del consumidor

· -Sociedad y economía

Por eso, cada vez que usted compra una manzana ecológica en el supermercado, o escoge un vino procedente de viñas ecológicas en el menú de su restaurante favorito, puede estar seguro de que esos productos han sido elaborados de acuerdo con normas estrictas basadas en el respeto al medio ambiente y a los animales.

Normas

En la UE, estas normas se formulan en el Reglamento (CEE) del Consejo Nº 2092/91 del 24 de junio de 1991, sobre la producción agrícola ecológica y su indicación en los productos agrarios y alimenticios.

La revisión detallada del reglamento actual resultó en dos propuestas de la Comisión Europea en diciembre del 2005 que incluían una serie de normas simplificadas y mejoradas. Por un lado, se referían a la importación de productos ecológicos y, por el otro, a su producción y etiquetado. La Regulación de importaciones, Reglamento 1991/2006 del Consejo modificando el Reglamento (CEE) Nº 2092/91 sobre la producción agrícola ecológica y su indicación en los productos agrarios y alimenticios, entró en vigor en enero de 2007.

La definición de producción ecológica, su logotipo y sistema de etiquetado están contenidos en el Reglamento del Consejo sobre producción y etiquetado de los productos ecológicos, que ha sido adoptado por el Consejo de la Unión Europea el 28 de junio de 2007, y se espera su entrada en vigor a partir del 1 de enero de 2009.

Logotipo y etiquetado


El Reglamento de la UE sobre la producción agraria ecológica detalla cómo deben gestionarse los cultivos y el ganado, y cómo han de ser elaborados los piensos y forrajes que vayan a ser etiquetados como ecológicos. Los productos que lleven el logotipo de agricultura ecológica de la UE han de cumplir los requisitos especificados en la normativa de la UE. El etiquetado de los productos procedentes de la agricultura orgánica ha de ir acompañado necesariamente por el código de los organismos de inspección encargados de examinar y certificar a los operadores ecológicos.

Este sistema de etiquetado está diseñado para proporcionar a los consumidores de los Estados miembros de la UE confianza sobre la procedencia ecológica de los productos que adquieren. El logotipo de la UE se ha creado para mejorar el conocimiento de los productos ecológicos entre los consumidores, como ocurre con otros logotipos nacionales presentes en productos que se comercializan en su propio país. No es obligatorio que los productos producidos con arreglo al reglamento de la UE sobre la producción ecológica lleven el logotipo, pero sí lo será cuando el nuevo reglamento entre en vigor.

Hechos

Las estadísticas muestran que muchos consumidores de la UE, al hacer sus compras o al consumir alimentos en cafeterías y restaurantes, buscan productos que lleven estos logotipos y etiquetas ecológicos.

Los estudios estiman que el mercado de productos ecológicos está creciendo a un ritmo del 10-15% por año, y que la aportación de los productos ecológicos al total del mercado alimentario de los Estados Miembros de la UE experimentó incrementos del 0,5% al 4% entre 1997 y 2006.

LA AGRICULTURA ECOLÓGICA VIVE Y FRUTIFICA EN ANDALUCÍA:


Dentro de toda Europa, los agricultores ecológicos en Andalucía gozan de posibilidades especiales para desarrollar una agricultura sostenible. Andalucía, con sus bosques y montañas, podría encabezar la búsqueda hacia una agricultura sostenible para el nuevo siglo, sin haber sufrido demasiado los problemas ambientales del siglo pasado.


Andalucía tiene una rica tradición agrícola, que ha tenido una gran influencia sobre la cultura y el paisaje de la región. La importancia de la agricultura en la economía actual andaluz crea una oportunidad ideal para el desarrollo de la agricultura ecológica. Ésta ya tiene un buen nivel de aceptación en el sector agrícola, gracias a los programas informativas y del apoyo técnico del Comité Andaluz de Agricultura Ecológica (CAAE), el organismo regulador oficial de la agricultura ecológica en Andalucía.

El clima andaluz es ideal para una gama amplia de cultivos, desde los frutos tropicales en la costa a los cultivos de secano en las montañas del interior. La topografía accidentada ha prevenido en gran parte las explotaciones grandes y uniformes, típicas de la agricultura convencional. En lugar de estos, encontramos los bosques mediterráneos que se aprovechan para el corcho, el carbón, las castañas y el ganado, utilizando técnicas centenarias. Los cultivos extensivos de secano y la ganadería extensiva, así como la horticultura y fruticultura familiar, usan métodos tradicionales de los cuales han evolucionado las técnicas llamadas "ecológicas".

En los últimos cinco años, el sector se ha visto fortalecido por las ayudas a la agricultura ecológica de la U.E., con cada vez más productores inscritos en el registro del CAAE. La superficie de los cultivos ecológicos ha aumentado de alrededor de 2,000 Has. en 1992 a 54,125 Has. en 1999.

Conclusión

 

La agricultura ecológica es una forma de cultivo cada vez más utilizado debido a la concienciación de muchos consumidores hacia los productos que siguen un ritmo natural. Esto a provocado que el cambio de mentalidad de los consumidores ha hecho que muchas empresa agroalimentarias oferten este tipo de productos donde se crea un nuevo estilo de vida respetando el medio ambiente. Aunque este tipo de productos no las tiene todas consigo ya que los productos son muy caros para un segmento de población y la desconfianza de otros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario